Historia

EncuadernaciónLa encuadernación moderna, sistema de fijación de nuestras libretas de notas, nació cuando el pergamino se plegó y cosió, dando origen a cuadernillos llamados códices de pergamino.
Antes, los libros eran tablillas o rollos de algún material orgánico. Al comenzar la historia de la encuadernación ésta era muy sencilla y rústica, utilizando pieles de animales más gruesas que el pergamino sobre pequeñas tabas de madera. Construido con más o menos arte, este encuadernado seguía los principios que aún utilizamos: cocido, pegado y con tela o cuero sobre una cubierta rígida para la protección de las hojas interiores, terminados con un sistema de fijación para mantener cerrado el libro o libreta. El arte se ha ido desarrollando con el tiempo y el aprendizaje de artesanos a lo largo de los siglos.

Historia

El uso de la encuadernación en piel data del siglo XIII, cuando el frágil papiro fue reemplazado por el cuero. En los monasterios se encuadernaba con dos sencillas tablas cubiertas de piel o de pergamino, que se ataban con alguna correa, se cerraban con manezuelas metálicas o se cubrían con una prolongación de la piel a modo de cartera. Sin labores artísticas, esta encuadernación se denominada Sencilla, diferenciándose de la Elegante y de la Gran Lujo por los trabajos con terciopelo, ornamentos o labranzas con que se buscaba embellecer la labor del artesano.
En la actualidad hay diferentes tipos de encuadernación en piel. La Natural, en la que no es necesario tratar la piel y se mantiene el pelo.

La Curtida a Flor -especial para realizar repujados y pigmentaciones posteriores-, en la que se despelleja su carnaza y se humecta con químicos especiales que le dan un tono natural sin pigmentos. Por último, la Curtida, para la que se utilizan pigmentos y preservantes especiales.El sistema de encuadernación Cartoné o Rústica, utilizado para las libretas Modomío, es una evolución de antiguos métodos que usaban piel natural y madera para las tapas. El descubrimiento de nuevos materiales favorecen la fabricación de modernas libretas de notas más livianas.Muleskine

Las cubiertas de los libros recibían distintos nombres, según la clase de piel que se utilizaba para este fin. Así, el Libro Becerro es el más conocido por su uso para proteger textos de iglesias y monasterios, que más tarde se extendió a palacios y a textos oficiales.
También se fabricaban cubiertas con otras pieles, como las de mulas, lo que habría dado origen a un cuaderno de notas muy resistente (mule skin), con una banda para mantener el cuaderno cerrado y un lomo que permite una apertura completa del cuadernillo.
Actualmente, las moleskines (Mule Skine) más difundidas son las que llevan por marca de fantasía el mismo nombre: Moleskine. En un principio eran fabricadas por Modo & Modo, una empresa italiana que registró la marca de las libretas. En 2006 la empresa fue vendida al fondo de inversión Société Générale Capital, su nombre cambió a Moleskine Srl y ahora la producción se realiza en China.
Modomío ofrece estas prácticas y hermosas libretas, confeccionadas a mano por artesanos, a un costo asequible.

Chatwinbruce_chatwin-350x240El impulsor más famoso de las libretas de bolsillo fue Bruce Chatwin, quien utilizó este tipo de cuaderno para escribir sobre sus viajes a la Patagonia, Paris, Benín y otros destinos que lo consagraron como uno de los grandes escritores de viajes en la historia moderna. La fuente original en la que Chatwin adquiría sus cuadernos desapareció en 1986, cuando el dueño de la distribución en París falleció, llevándose el secreto de los cuadernillos a la tumba. Las libretas modernas tipo moleskine se construyen gracias a las descripciones que realizó Bruce Chatwin sobre los cuadernos en los que pasmó su talento para contar historias.

Fanáticos

A pesar de que hay empresas que proclaman que Picasso, Matisse, y Hemingway utilizaban sus cuadernos, lo cierto es que todas las fábricas de libretas que hoy existen se fundaron muchos años después de la muerte de estos artistas. La historia tampoco asegura que ellos utilizaran los mismos cuadernillos que describió Chatwin, aunque sí todos representaron sus talentos en algún tipo de cuaderno de notas de bolsillo. Talentos que no vienen de regalo en ninguna libreta, por muy costosa que sea.

Modomío

Modomío nace en 2009 como reacción por el excesivo precio que algunas empresas cobran, relegando el uso de estas prácticas y hermosas libretas sólo a personas de gran poder adquisitivo. Buscamos artesanos que aún utilizaran el sistema clásico de encuadernación, y los encontramos. Hoy, con idénticos materiales, estos maestros de la encuadernación trabajan día a día para llevar a sus manos un producto de gran nivel, a un costo sumamente conveniente.

No se admiten más comentarios